Jul
05

Tres ejercicios simples para aliviar el dolor de espalda

Aliviar el dolor de espalda es posible, y sin la ayuda de fármacos ni de peligrosas mecánicas. Sólo debes recordar cuidar de tu espalda regularmente. No existe una cura mágica, sino un constante esfuerzo y pequeñas accione diarias para fortalecer sus músculos, mejorar la postura, y aliviar las molestias con actividades fáciles que puedes realizar en cualquier momento. Aprende estos tres ejercicios que aliviarán tu malestar en pocos minutos.

ejercicio dolor de espalda

Trabaja desde la cintura

Cuando sientas malestar y dolor de espalda, cierra los ojos, respira muy profundo tres a cinco veces, e intenta liberar tu mente de pensamiento para dedicar toda tu energía a la rápida recuperación. La primera actividad que haremos será la torsión de la cintura. Ponte de pie en un sitio algo abierto y libre, de modo que abras ambos brazos hacia los costados y no golpees contra muebles ni elementos. Tus pies deben permanecer separados, imitando el ancho de tus hombros. La parte frontal de los pies (debajo de los dedos) quedarán siempre posadas en el piso, pudiendo elevare un poco los talones al llegar al final de cada giro hacia atrás.

Respira profundo, llenando tus pulmones y, mientras exhalas lentamente, abre un poco los brazos hacia los lados y comienza a girarte desde la cintura. Hazlo lentamente y hacia ambos lados, para fortalecer tu columna y propiciarle un suave masaje. Mantén los ojos abierto para no marearte, logrando unos 5 giros hacia cada lado para un alivio instantáneo.

Trabajando desde las rodillas

Lo siguiente es flexionar tus rodillas, mejorando la sensación en tu espalda baja. Deja los pies posados en su parte frontal en el piso, pudiendo elevar los talones si lo necesitas. Los pies siguen separados a la altura de los hombros, y tu postura debe ser recta aunque confortable.

Simplemente flexiona las rodillas como si fueses a tomar asiento, sin provocar molestias en tus muslos. Asegúrate de tener la espalda derecha y no doblada a los lados ni inclinada hacia el frente. Puedes asirte del respaldo de una silla si lo necesitas para mantener mejor el equilibrio. Con 10 flexiones de rodillas será suficiente para relajar y aliviar la parte inferior de la espalda.

Trabajando desde la cadera

Finalmente aliviaremos la espalda trabajando desde tus caderas. Mantén aún los pies separados al ancho de tus hombros, la postura recta y erguida pero relajada. Cierra los ojos, respira profundo y deja que el aire limpie tu cuerpo naturalmente, llenándote de energía. Coloca tus manos en las caderas (“brazos en jarra”), abre los ojos y fíjalos en un punto en la pared, para conservar mejor el equilibrio. Luego comienza a hacer giros con la cadera: primero medias lunas llevando la pelvis hacia adelante y luego hacia uno y otro lado (unas 3 veces hacia cada lado), y luego con la pelvis hacia  atrás y repitiendo los tres movimientos hacia cada lado.

Finalmente, haz tres círculos completo, bien pronunciados y enfocándote en trabajar desde la cadera y no desde la rodillas o la espalda. Los circulo no necesitan ser muy grandes, sólo lo suficiente para aliviar tu espalda. Una vez que completes tres giros hacia un lado, repite el ejercicio hacia el otro lado. Luego vuelve a la posición original, respira profundo, y disfruta de una espalda libre de dolor, tensión y molestias en estos pocos minutos.

About juanrahr:

Find all posts by juanrahr

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply